Gaurodan

Gaurodan

Exigente matamarcianos de estilo retro

Gaurodan es la nueva creación del diseñador indie español conocido como Locomalito. Al igual que sus anteriores producciones, Gaurodan es un juego arcade 100%, con espíritu de máquina recreativa ochentera. Los controles son sencillos, la acción es directa y la dificultad elevada. Ver descripción completa

PROS

  • Control muy afinado
  • Difícil y desafiante
  • Música

CONTRAS

  • Puede ser algo repetitivo
  • Modo Supervivencia no aporta nada

Bueno
7

Gaurodan es la nueva creación del diseñador indie español conocido como Locomalito. Al igual que sus anteriores producciones, Gaurodan es un juego arcade 100%, con espíritu de máquina recreativa ochentera. Los controles son sencillos, la acción es directa y la dificultad elevada.

El pájaro del trueno busca justicia

Gaurodan se inspira en muchos juegos antiguos como Defender o Choplifter y tiene una jugabilidad muy similar. El protagonista es un dinosaurio alado que dispara rayos por la boca y se mueve de izquierda a derecha por la pantalla. El objetivo es acabar con todos los enemigos que salen por la pantalla y que van desde helicópteros o tanques hasta cazas, buques de guerra y, por supuesto, otros dinosaurios.

Es fácil acordarse de las películas de Godzilla mientras juegas porque Gaurodan también tiene varias similitudes con ellas. Los protagonistas son monstruos enormes, las ciudades están ahí solo para ser destruidas (y de paso conseguir más vida o potencia de disparo), y en el fondo los enemigos humanos no son más que víctimas colaterales mientras luchas contra el resto de dinosaurios.

Hay 11 niveles por superar, localizados en las Islas Canarias, y cada fase es más difícil que la anterior. A partir de la mitad, Gaurodan es un sufrimiento a los mandos, la tensión es máxima y el juego te exige toda la atención para no morir. Su extrema dificultad se agrava con el hecho de que no hay vidas, solo una escasa barra de energía, y tampoco puedes continuar. Una vez muerto, muerto estás, y tendrás que empezar de nuevo.

Si alcanzas los 20.000 puntos en una de tus partidas desbloquearás el modo Supervivencia. No aporta nada al conjunto, pero ahí está por si quieres jugar sin límite de tiempo.

Control muy arcade

Los controles son mínimos. Además de poderte mover en cuatro direcciones el ave Gaurodan puede disparar hacia abajo en diagonal o recto en paralelo al suelo.

La dificultad del juego viene en parte a que Gaurodan no puede parar quieto, siempre está en movimiento o hacia la derecha o hacia la izquierda. Esta limitación, que podría ser un detalle nimio, es la razón por la que sea tan difícil esquivar las balas enemigas o los propios enemigos aéreos. También hace difícil disparar con precisión y es normal que necesites varias pasadas para acabar con los enemigos terrestres.

Gráficos planos y mucho color

Los juegos de Locomalito se caracterizan por su toque retro o de máquina de los ochenta. Gaurodan es uno de los que más destaca en este aspecto entre todas sus creaciones. Gráficos planos, colores con mucho contraste, píxeles y animaciones sencillas pero detalladas… así es el juego. Una producción simplista si la miras con ojos crueles pero bonita si amas lo retro.

La música, compuesta por el habitual colaborador Gryzor87, es magnífica. De sonidos chiptune pero muy bien creada y encaja perfectamente con la acción de la pantalla.

Conclusión

Puede que Gaurodan no sea el mejor juego de Locomalito, pero aun así sigue siendo un magnífico juego. Personalmente destacaría su elevada dificultad y adicción. Algunos jugadores lo encontrarán algo repetitivo, y tienen razón, pero es que así eran los juegos clásicos. Si te gusta la jugabilidad sencilla y directa, Gaurodan te dará unas cuantas horas de diversión.

Te recordamos que el juego es gratuito con licencia donationware. Si te gusta el juego puedes hacer una donación a su creador haciendo clic aquí.